한국어 English 日本語 中文 Deutsch हिन्दी Tiếng Việt Português Русский Iniciar sesiónUnirse

Iniciar sesión

¡Bienvenidos!

Gracias por visitar la página web de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial.

Puede entrar para acceder al Área Exclusiva para Miembros de la página web.
Iniciar sesión
ID
Password

¿Olvidó su contraseña? / Unirse

Internacionales

“¡Ustedes son una bendición para nosotros!”

  • País | EE. UU.
  • Fecha | Marzo 10, 2012

El 29 de febrero, una devastadora ola de tornados barrió el oeste central de Estados Unidos, matando a por lo menos 12 personas. Solo dos días después, el 2 de marzo, hubo 83 tornados que golpearon el área desde el golfo de México hasta los Grandes Lagos; en total, ocho estados incluyendo los estados de Kentucky, Indiana, Alabama y Georgia, fueron afectados por los tornados. Los intensos vientos que llegaban a 125 km/h y truenos, continuaron por horas, y en muchos lugares caían enormes piedras de granizo con diámetro superior a los seis centímetros. Hasta el 3 de marzo (hora local), el número de víctimas mortales por los tornados en EE. UU. alcanzaba los 50. Las pequeñas ciudades de Marysville y Henryville, en Indiana, con una población de unas 2.000 personas cada una, fueron casi arrasadas por completo. El gobierno de cada estado declaró el estado de emergencia.

ⓒ 2012 WATV
Un tornado es una poderosa columna de viento, que ocurre con frecuencia en la parte central del sur de los Estados Unidos, mayormente durante los meses de primavera y verano.

En esta área, un tornado es un desastre natural común, pero este año los primeros tornados principales llegaron dos meses antes de lo usual. Como si fuera poco, los tornados mortals fueron sucesivos y causaron graves daños y devastación.

A las 4 a.m. del 4 de marzo, los miembros de la iglesia de Denver, Colorado, subieron de prisa al bus. Viendo las noticias sobre el tornado más perjudicial reportado en la televisión el día anterior, se prepararon de inmediato para partir a Indiana. Le tomaría unos tres días al gobierno estatal controlar los daños. Por eso los miembros no podían dudar ni un segundo: no había tiempo que perder, pensando en las víctimas que estaban conmocionadas.

Usualmente toma al menos 20 horas de Denver a Indiana. Los miembros condujeron por las interminables carreteras sin ningún plan en particular, llevando en el bus artículos de ayuda como comida enlatada, agua embotellada, etc. En el camino, los miembros de las iglesias de Omaha y Kansas se unieron a ellos.

ⓒ 2012 WATV
Después de pasar dos mañanas en marcha, finalmente llegaron a Henryville, Indiana. Las áreas golpeadas por el tornado quedaron terriblemente devastadas, tanto que no podían creerlo aunque lo veían con sus propios ojos. Árboles y postes fueron derribados, y las casas y tiendas fueron hechas pedazos. Los autos quedaron aplastados como latas por los escombros que cayeron, y un bus escolar se incrustó en un edificio. Todas estas escenas mostraban lo poderosos que eran los tornados. Las víctimas del tornado necesitaban ayuda desesperadamente, pero nadie les había tendido aún una mano de ayuda.

Los miembros formaron equipos de cuatro y fueron puerta por puerta para entregar los artículos de primera necesidad directamente a los residentes. Los ciudadanos de Henryville dijeron que no podían hacer nada ante tales desastres naturales; estaban totalmente indefensos. Como los daños causados por el tornado habían sido más graves que nunca antes, estaban temblando de temor y tristeza. Hasta las casas que aún estaban en pie, también mostraron clara evidencia del tornado que se había desatado; había trozos de vidrio roto y muchas otras cosas rotas dispersadas en todas partes. Los miembros limpiaron las casas y consolaron el corazón de las víctimas.

ⓒ 2012 WATV
Los miembros que habían corrido allá después de un día entero de camino, volvieron a Denver el siguiente día. Se prepararon perfectamente y regresaron a Henryville para ayudar de nuevo con el trabajo de restauración del 8 al 10 de marzo. Las víctimas que no tenían a nadie en quien confiar, dieron la bienvenida con lágrimas a los miembros que regresaron a ayudarlos, y se abrazaron unos a otros en silencio.

Los miembros limpiaron el pueblo, despejando el desorden. También montaron una cabina para ofrecer a los residentes té caliente y bocaditos, como salchichas. Un anciano que había estado observando a los miembros, dijo: “Sin voluntarios como ustedes de la Iglesia de Dios, sería imposible para los ancianos como yo manejar esta difícil situación. Han conducido un largo camino para ayudarnos voluntariamente con todo este duro trabajo. No puedo expresar con palabras qué bueno y hermoso es el trabajo que han hecho. Realmente les doy gracias. ¡Ustedes son una bendición para nosotros!”

Los miembros de la iglesia de Denver ayudaron a su prójimo en necesidad con el corazón del buen samaritano. El 29 de enero pasado, también llevaron a cabo la “Campaña de Calcetines de Amor”, y donaron 2.400 pares de calcetines a las personas sin hogar. En abril también realizarán la “Campaña de Mantas de Amor”, para los niños hospitalizados.
Vídeo de Presentación de la Iglesia
CLOSE