한국어 English 日本語 中文 Deutsch हिन्दी Tiếng Việt Português Русский Iniciar sesiónUnirse

Iniciar sesión

¡Bienvenidos!

Gracias por visitar la página web de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial.

Puede entrar para acceder al Área Exclusiva para Miembros de la página web.
Iniciar sesión
ID
Password

¿Olvidó su contraseña? / Unirse

Corea

El Día de Ascensión y la Gran Asamblea del Día de Pentecostés 2015

  • País | Corea
  • Fecha | Mayo 14, 2015
Culto del Día de Ascensión_Entreguemos esperanza a Samaria y hasta lo último de la tierra
El 14 de mayo, las Iglesias de Dios de todo el mundo guardaron el culto del Día de Ascensión. El Día de Ascensión es el día cuarenta después de la resurrección de Jesucristo. Es un día significativo en el que Él sembró la esperanza viva en la resurrección y la ascensión en los corazones de los seres humanos que están encadenados a la muerte.

ⓒ 2015 WATV
La Madre dio gracias al Padre por conceder la esperanza de la ascensión a los hijos celestiales, y oró para que todos los hijos guíen a la salvación a las almas que están aterrorizadas por los diversos desastres que ocurren en todo el mundo, siguiendo la petición de Jesús: “Me seréis testigos hasta lo último de la tierra”..

Dando ejemplos de los tiempos de la iglesia primitiva cuando recibieron el Espíritu Santo en el Día de Pentecostés después de orar sinceramente desde el Día de Ascensión, y de varios personajes bíblicos que experimentaron el poder de Dios a través de las oraciones, el Primer Pastor Kim Joo-cheol enfatizó: “No podemos lograr nada sin oraciones. No importa qué dificultades enfrentemos, no nos desanimemos. Más bien, oremos constantemente para que recibamos abundante poder del Espíritu Santo”. Añadió: “Dios el Creador de los cielos y la tierra administra la providencia de todo el universo para nuestra salvación. Pensando en Dios que soportó incluso el sacrificio de la crucifixión, nunca perdamos la esperanza en el cielo bajo ninguna circunstancia, sino recorramos el camino de la fe con gozo y gratitud” (Hch. 1:6-15, 1 Ti. 4:14-18, 1 Co. 15:44-48, Fil. 4:4-7, Col. 4:2-6, Ap. 8:3-4).

Después del culto del Día de Ascensión, comenzó esa noche la Semana de Oración del Día de Pentecostés. Durante diez días, los miembros pidieron fervientemente el Espíritu Santo de la lluvia tardía y se dedicaron a la predicación tal como lo hicieron los apóstoles de la iglesia primitiva.

La Gran Asamblea del Día de Pentecostés_Salvemos a todos los pueblos del mundo con el poder del Espíritu Santo
ⓒ 2015 WATV
ⓒ 2015 WATV
El 24 de mayo, el décimo día desde el Día de Ascensión, se llevó a cabo la Gran Asamblea del Día de Pentecostés. Después de pedir el Espíritu Santo en las madrugadas y en las noches durante la semana de oración, los miembros celebraron el Día de Pentecostés con entusiasmo.

Refiriéndose a los tiempos de la iglesia primitiva, cuando los apóstoles recibieron el Espíritu Santo en el Día de Pentecostés y guiaron a miles de personas al arrepentimiento predicando el evangelio con valor, como “la bendición concedida mientras proclamaban sin temor a Cristo que era el Salvador”, el Primer Pastor Kim Joo-cheol manifestó: “Cuando prediquemos a todas las naciones a la Madre celestial, la Salvadora de esta época, ocurrirá la obra del Espíritu Santo siete veces más fuerte que la de la época apostólica y se cumplirá la obra del evangelio” (Hch. 2:1-47, Is. 60:1-4).

En el culto de la tarde, la Madre bendijo a todos sus hijos del mundo con el Espíritu Santo de la lluvia tardía y oró para que todos los miembros dispersados de la familia celestial sean encontrados por el Espíritu Santo recibido. La Madre misma dio enseñanzas e instó a los miembros: “Crean que Dios les ha dado el Espíritu Santo abundantemente y realicen el movimiento del Espíritu Santo de encontrar a los hermanos y hermanas espirituales”. También los iluminó: “Los ciudadanos del cielo y el sacerdocio real deben tener cuidado con sus palabras. El Espíritu Santo mismo obra cuando damos gracia mutuamente con palabras buenas y virtuosas y predicamos las palabras de Dios teniendo misericordia de otras almas. Así como Dios es santo, seamos santos en todo sentido para guiar a muchas almas al reino de los cielos” (Ef. 4:22-29, 5:4-8, 1 P. 1:14-16, Pr. 15:1, He. 3:15-19, Fil. 3:19-21).

Los miembros agradecieron reiteradamente a Dios por permitirles conocer las noticias de la obra del evangelio que se viene cumpliendo en todo el mundo sorprendentemente, y por fortalecer su fe con el desbordante Espíritu Santo. Ellos mostraron su determinación, diciendo: “Lo que es imposible con la habilidad humana se hace posible con el poder del Espíritu Santo. Confiando en el Espíritu Santo, completemos la evangelización mundial”.
Vídeo de Presentación de la Iglesia
CLOSE