한국어 English 日本語 中文 Deutsch हिन्दी Tiếng Việt Português Русский Iniciar sesiónUnirse

Iniciar sesión

¡Bienvenidos!

Gracias por visitar la página web de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial.

Puede entrar para acceder al Área Exclusiva para Miembros de la página web.
Iniciar sesión
ID
Password

¿Olvidó su contraseña? / Unirse

P. Se dice que la Navidad, celebrada en todo el mundo el 25 de diciembre, no es la fecha de nacimiento de Jesús. ¿Es verdad?

R. relación con el nacimiento de Jesús. Este es un hecho ya conocido públicamente a través de la historia de la iglesia y de los medios de comunicación. Entonces, ¿cómo pudo ese día, que no tiene ninguna relación con Jesús, haber sido cambiado a la fecha de nacimiento de Jesús? Ahora averigüemos su origen.


Origen de la Navidad

El 25 de diciembre era originalmente el solsticio de invierno romano para celebrar el nacimiento del sol. En ese tiempo, los adoradores del sol, seguidores del Mitraísmo, que se había generalizado en Roma, creían que el sol nacía en el solsticio de invierno, el día más corto del año. Ya que el solsticio marca el punto decisivo en el que los días empiezan a alargarse, ellos pensaban que el sol se fortalecía después de su renacimiento en el solsticio de invierno.

Además, consideraban el 25 de diciembre como el solsticio de invierno, en el que se realizaba una gran fiesta en Roma. Por supuesto, este día no tenía sentido para los primeros cristianos. Sin embargo, la situación cambió mientras su determinación de defender la verdad se debilitaba con el paso del tiempo. La iglesia de Roma se secularizó más después que el cristianismo se convirtiera en la religión oficial del Imperio Romano; incluso exploraron formas de tomar parte en la festividad del dios sol, con el propósito de expandir la influencia de la iglesia. Por lo tanto, empezaron a aceptar el Mitraísmo, y en 354 d. C. designaron el 25 de diciembre como la fecha de nacimiento de Jesús y empezaron a celebrarlo.




Las costumbres cristianas y sus orígenes paganos

Villancicos resonando en las calles, personas intercambiando regalos y decorando los árboles de Navidad con toda clase de adornos y luces coloridas; todas estas costumbres relacionadas con la Navidad tienen sus orígenes profundamente arraigados en el paganismo.

La costumbre de dar regalos en Navidad vino de la festividad para el dios de la agricultura romana: en la antigua Roma, existía el festival de las sigilares a fines de diciembre cuando las personas daban regalos a sus hijos, como muñecas. Esta costumbre se generalizó naturalmente en la iglesia después de que la Navidad se convirtiera en una fiesta cristiana.

Lo mismo sucede con los árboles navideños decorados con toda clase de adornos. En la antigua Babilonia, Egipto y Roma, había una costumbre de adorar árboles verdes: cada vez que llegaba un año nuevo, las personas decoraban árboles verdes y los ponían alrededor de sus casas, y realizaban una ceremonia para expulsar a los espíritus inmundos; ellos también adornaban los árboles con frutas rojas que simbolizaban al sol.

Así, todas estas costumbres de la Navidad se originaron en el paganismo; estas entraron en la iglesia antes que el 25 de diciembre se estableciera como la fecha de nacimiento de Jesús, y se generalizaron en todo el mundo mientras la Navidad se establecía firmemente como una fiesta cristiana.






▲ Para ver la imagen más grande, haga click sobre ella.






Las costumbres paganas son detestables para Dios

La Biblia ya había profetizado que las personas adorarían al dios sol en la iglesia celebrando festividades paganas como la Navidad.

Ez. 8:15-16 『Luego me dijo: ¿No ves, hijo de hombre? Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que estas. Y me llevó al atrio de adentro de la casa de Jehová; y he aquí junto a la entrada del templo de Jehová, entre la entrada y el altar, como veinticinco varones, sus espaldas vueltas al templo de Jehová y sus rostros hacia el oriente, y adoraban al sol, postrándose hacia el oriente.』

Como Dios profetizó, la práctica de adorar al dios sol se realiza astutamente en el templo santo de Dios. Entonces, ¿qué sucederá con los que siguen las costumbres paganas?

Ez. 11:10-12 『A espada caeréis; en los límites de Israel os juzgaré, y sabréis que yo soy Jehová. La ciudad no os será por olla, ni vosotros seréis en medio de ella la carne; en los límites de Israel os juzgaré. Y sabréis que yo soy Jehová; porque no habéis andado en mis estatutos, ni habéis obedecido mis decretos, sino según las costumbres de las naciones que os rodean habéis hecho.』

Dios considera a los que guardan las costumbres paganas, y no los mandamientos de Dios, como detestables, y advierte que los juzgará. El pueblo de Dios debe distinguir claramente entre las cosas que complacen a Dios y las cosas que él odia. Aunque el mundo entero celebre la Navidad, es idolatría guardar la Navidad, que Dios odia. Debemos respetar las leyes de Dios y observarlas como las más preciosas, para poder complacer a Dios como el pueblo de Dios.